¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

CASO CLÍNICO OFTALMOLOGÍA:

 

ENTROPIÓN EN SHAR-PEI

 

Los Shar Pei son animales, que por sus características raciales están predispuestos a padecer problemas oculares.

 

Uno de estos problemas, y que vemos con mucha frecuencia en la clínica a diario es el denominado Entropión. Esta patología se trata de una inversión ‘hacia adentro’ del margen palpebral, que trae como consecuencia el roce continuo de las pestañas y los pelos de la cara con la conjuntiva y la córnea. Como consecuencia de este roce aparecen las temidas y graves úlceras corneales, las cuáles pueden complicarse llegando a la perforación corneal y pérdida funcional de los ojos.

 

 

Hoy vamos a hablar del caso de MILÁN, un cachorro precioso de tan solo 5 meses de edad. 

 

 

MILÁN, nos visitó por primera vez hace 3 meses para su primera exploración general y comenzar con el protocolo de vacunación. En una primera exploración, enseguida notamos que algo en sus ojos no iba del todo bien. Presentaba entropión bilateral, más marcado en el ojo derecho y en el párpado inferior.

 

Los dueños nos comentaron que siendo ya muy pequeño, siempre habían notado que le lloraban en abundancia ambos ojos, y que los mantenía la mayor parte del día cerrados. 

 

 

 

 

Ante esta patología siempre es necesario realizar una exploración oftalmológica completa para no realizar un diagnóstico erróneo del Entropión. En muchas ocasiones no se trata de un problema primario, sino de la consecuencia de alguna otra afección dolorosa, como úlceras corneales, cilios ectópicos o distiquias. Una exploración exhaustiva con lámpara de hendidura nos permitirá descartar estos procesos.  

 

MILÁN presentaba una dolencia que se conoce con el nombre de  Blefaroespasmo, o lo que es lo mismo, cierre de los párpados a consecuencia del dolor que le estaba provocando el roce de las pestañas en la córnea.

 

Confirmado que el Entropión de nuestro paciente era anatómico, nos planteamos la forma de actuación, ya que cada caso hay que estudiarlo minuciosamente y decidir cuál es la mejor técnica a realizar en esos momentos.

 

El Entropión tiene como tratamiento único, la resolución quirúrgica de los párpados. En este caso, al ser tan joven, le realizamos la técnica denominada Tacking, o puntos en fruncido.

 

Se trata de una técnica de sutura con puntos sueltos temporales que, mediante la unión de dos arrugas de la cara, se consigue eliminar el volteado de los párpados hacia adentro. Esta intervención nos permitirá demorar o incluso suprimir la cirugía definitiva, así como evitar consecuencias del roce continuo de las pestañas en el globo ocular.

 

Este es el aspecto que presenta MILÁN en el postoperatorio inmediato, recuperándose en nuestra sala de hospitalización.

 

 

 

MILÁN nos visita transcurrida una semana desde su intervención. Aquí tenemos los resultados:

 

 

Como podréis apreciar sus ojos se mantienen mucho más abiertos, sin signos de dolor. Los dueños nos comentan que están muy contentos con los resultados, ya que el lagrimeo constante que presentaba MILÁN anteriormente, ha desaparecido.