¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

FOTOS DIAGNÓSTICAS

Os damos la bienvenida a nuestro nuevo blog. Con él, os queremos acercar un poco más a nuestro día a día en la clínica, que casos solemos ver a diario y de que forma los afrontamos, para siempre dar la mejor solución posible a nuestros pacientes. 

Subiremos fotos de distintas patologías, en las que comentaremos de que se trata, que hemos realizado para resolverla y cuál es el estado actual de ella. 

 

 

CATARATA CONGÉNITA ASOCIADA A ARTERIA HIALOIDEA PERSISTENTE

 

Os presentamos a BRUS, un teckel de 4 años de edad. Cuando era un cachorro, en una de sus vacunas rutinarias, observamos que algo no iba bien en su ojo izquierdo. Tras una exploración oftalmológica exhaustiva, detectamos una opacidad en su cristalino.

¿Qué es el Cristalino? Se trata de una de las 2 únicas estructuras completamente transparentes que tenemos en todo el organismo. Como su propio nombre indica, es un cristal, pero en este caso con cierta flexibilidad. Gracias a él, podemos acomodar la imagen, es decir, nos permite observar y enfocar las imágenes tanto de cerca como de lejos. Cuando es transparente, la luz llega a él, y el cristalino es el encargado de proyectarla en el fondo del ojo, dónde está localizada la Retina. La Retina, a través de sus arterias y venas, absorbe esa imagen, la traslada al nervio óptico, y del nervio óptico viaja al SNC, dónde esa imagen se hace real. 

 

 

Tal y como podemos observar en la imagen superior del ojo de BRUS, si nos fijamos y centramos la visión en su pupila, nos daremos cuenta que hay algo blanco y rojo en su cristalino, que no debería estar ahí. Se trata de una catarata de carácter congénito.

Una catarata de traduce en una opacidad en ese cristalino que debería ser totalmente transparente. En este caso, la causa de esa opacidad es congénita, ha nacido con ella, y está asociada a otra patología ocular llamada, Arteria Hialoidea Persistente. La arteria hialoidea proporciona el suplemento de sangre necesario para el normal desarrollo del vítreo y cristalino durante el desarrollo embrionario. La persistencia de la arteria hialoidea tras el nacimiento representa una incompleta regresión de ésta, y se presenta como un cordón vascular que emerge desde el disco óptico y que puede llegar a atravesar toda la cavidad vítrea hasta llegar a la cápsula posterior del cristalino.

Esta catarata está dificultando a BRUS su visión, por lo que hay que intervenirlo para que pueda seguir llevando una vida feliz. En este caso se llevó a cabo una intervención quirúrgica denominada, Facoemulsificación, mediante la cual se limpia su cristalino, se consigue eliminar la opacidad, y conseguimos que la imagen pase a la Retina sin ninguna dificultad. 

En la actualidad BRUS lleva una vida completamente normal.