¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Dermatitis Atópica Canina

 

¿QUÉ ES?

 

     La dermatitis atópica canina (DAC), también conocida como Atopia, es una causa muy frecuente de consulta en la clínica diaria de pequeños animales. Se trata de una enfermedad alérgica que se manifiesta con lesiones cutáneas que producen un picor muy intenso en nuestras mascotas.

   En la actualidad un 10% de los perros padece esta enfermedad.

   Este proceso tiene un origen genético, por lo que hay algunas razas predispuestas a padecer esta patología. Entre ellas podemos destacar el Bulldog francés, Labrador Retriever, Boxer, Bulldog inglés, Dálmata, Cocker Spaniel o West Highland White Terrier, entre otras.

 

Las otitis externas son frecuentes en estos pacientes (80% de los casos) y constituyen el primer motivo de visita al veterinario.

   

 

¿QUÉ LA CAUSA?

   La dermatitis atópica es una enfermedad multifactorial, en su desarrollo pueden participar infecciones microbianas, factores ambientales, alergias, alteraciones de la barrera cutánea y diversos factores desencadenantes.
Son muchos los alérgenos presentes en el ambiente que pueden provocarles a nuestras mascotas este proceso. En la mayoría de los casos, la Dermatitis atópica está provocada por el contacto con los ácaros del polvo y son menos frecuentes los casos provocados por el polen.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE PODEMOS

OBSERVAR?

   Los indicios para sospechar que nuestro perro puede padecer esta enfermedad, es la presencia de lesiones cutáneas de diversa localización. Las podremos encontrar en distintos sitios de su cuerpo, principalmente en la cara y las extremidades, o bien presentarse de forma generalizada.

   Los síntomas suelen   aparecer en perros menores de  3 años. Podremos observar:

 • Picor de intensidad variable  con lamido o mordisqueo de las zonas afectadas.
 • Enrojecimiento de la piel,  heridas o pérdida de pelo en zonas bien delimitadas.

 

 
 
 
 
¿CÓMO CONTROLARLA?

 

  La Atopia no puede curarse por sí sola, pero si podemos conseguir controlarla con un adecuado tratamiento instaurado por el equipo profesional de Animax Clínica Veterinaria.