¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Animales potencialmente peligrosos

 

   La definición que se utiliza para denominar perros potencialmente peligrosos (PPP), no se refiere a una raza determinada, sino a ejemplares incluidos dentro de una tipología racial concreta, y que por sus características morfológicas, su agresividad y su acometida son empleados para ataque o pelea, así como cruces de estos.

   A parte de la definición anterior es importante destacar la importancia de la educación y adiestramiento del animal por parte de los propietarios o por profesionales, ya que hay que diferenciar entre una animal con características potenciales de peligrosidad y un animal adiestrado para ser peligroso.

 

 

   Los perros afectados por la presente disposición (Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo) tienen todas o la mayoría de las características siguientes:

a. Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
b. Marcado carácter y gran valor.
c. Pelo corto.
d. Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
e. Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
f. Cuello ancho, musculoso y corto.
g. Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
h. Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.