¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Infestación por garrapatas

 

   Se trata de parásitos transmisores de enfermedades graves. Estos parásitos se fijan con sus mandíbulas a la piel del animal y se alimentan de su sangre, siendo muy molestos para nuestras mascotas, así como pudiendo actuar como vectores de transmisión de graves enfermedades tanto para los animales como para las personas.

 

 

 

   Todos los perros y gatos, cualquiera que sea su edad o estilo de vida, corren el riesgo de contraer una infestación por garrapatas.

 


   Las garrapatas pueden presentar microorganismos en su saliva. Estos pueden transmitirse a nuestros animales, provocándoles patologías como la Enfermedad de Lyme, la Babesiosis o la Ehrlichiosis, que de no tratarse, pueden llegar a causarles la muerte. El riesgo de transmisión ocurre mayoritariamente durante las primeras 48 horas después de la fijación de la garrapata en la piel del animal. Por ello una prevención efectiva es esencial para evitar la transmisión de estas enfermedades.

 


¿CÓMO
PREVENIRLAS?


   Para llevar a cabo una correcta prevención en nuestro animal y limitar el riesgo de infestación, es conveniente que el dueño realice un programa de control mensual del parásito. Para ello existen un gran número de productos antiparasitarios que son de fácil aplicación. Los podemos encontrar en forma de pipetas (Advantix®, Frontline Tri-act®), collares (Scalibor®, Seresto®) o comprimidos (Nexgard®, Bravecto ®). Además muchos de estos productos también protegen a nuestro animal de otros agentes transmisores de enfermedades. También resulta conveniente cepillar y examinar de manera regular el pelo de nuestras mascotas, ya que suelen ser fácilmente reconocibles a simple vista.