¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Leishmania

¿QUÉ ES?

Es una enfermedad crónica, con un periodo de incubación de 6 meses a 7 años. En nuestra región es endémica, es decir, muy frecuente entre nuestras mascotas.

 

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?

Está producida por la picadura de un mosquito, el cuál al picar a un perro deposita los parásitos a través de su saliva, transmitiéndole así la enfermedad. Este parásito invade diferentes órganos de nuestro animal, afectando a su respuesta inmunológica, y provocándole lesiones de diferente consideración (problemas cutáneos, renales, oculares, etc.); pudiendo llegar a causar la muerte.
Se trata de una enfermedad transmisible a los seres humanos (zoonosis).

 

 

SÍNTOMAS

 

Al afectar al sistema de defensa los síntomas pueden ser de cualquier tipo. Lo más frecuente es la aparición de:

Problemas dérmicos: Heridas que no curan, úlceras, crecimiento anormal de las uñas, alopecia, caspa generalizada…
Síntomas inespecíficos: Anorexia, debilidad, apatía…
Otros síntomas: Síntomas renales (orinar más o menos de lo normal, beber mucho…), hepáticos (vómitos, diarreas, color amarillento de las mucosas…), etc.

 

¿CÓMO SABER SI MI PERRO TIENE LEIShMANIA?

Mediante un examen clínico y un sencillo test realizado de forma regular por el profesional veterinario, podrás saber si tu perro parece esta enfermedad. Por ello se recomienda un análisis anual para poder llevar a cabo un diagnóstico precoz, antes de que aparezcan los síntomas.

 

¿CÓMO PREVENIRLA?

Actualmente existen dos  vacunas efectiva frente a esta enfermedad. Una de ellas, la más novedosa y actual (Letifend®) ha comenzado a comercializarle a principios de Enero de 2017. Las ventajas que ofrece esta vacuna es la vacunación con una sóla dosis de forma anual, teniendo más porcentajes de efectividades y siendo más segura. Su aplicación se puede realizar  a partir de los 6 meses de edad. Por ello es necesario realizar un chequeo previo a su administración, para confirmar que nuestra mascota está libre de la enfermedad.

 

Junto a esta vacuna, es conveniente la utilización de antiparasitarios y repelentes, para reforzar así la protección de nuestro animal. Entre ellos podemos destacar un collar (Scalibor®) con efecto repelente para el mosquito, y que además es efectivo durante 6 meses frente a garrapatas y 4 meses frente a pulgas. También existen pipetas (Exspot® y Advantix®) las cuáles poseen efecto repelente con una duración de 4 semanas.

 

RECUERDA: Un diagnóstico precoz es esencial para la buena evolución de su mascota.